Infusiones y Decocciones

Infusiones y Decocciones, 2 de la tantas manera para tomar una hierba medicinal y aprovechar los beneficios que nos provee la madre Natura

Infusiones y Decocciones, cual es la diferencia ?

Decocción de Jengibre y Limón

En una cacerola vierta el agua necesaria para 2 tazas (aprox 200 cl por persona), pela un trocito de raíz de jengibre y cortarlo en rodajas finas (cerca de 6 trocitos por 2 tazas) y una rodaja de limón o sólo la corteza (ten cuidado en cortar solo la parte amarilla, la blanca es amarga) si prefiere una infusión más delicada.

Llevar a ebullición y dejar hervir durante 10/15 minutos. Quitar del fuego, dejar reposar durante 5 minutos, filtra y verte en las tazas, endúlzalos al gusto con miel u otro edulcorante natural.

La cantidad de jengibre a utilizar depende de la intensidad del sabor de la infusión. Por último, agregue algunas gotas de jugo de limón.

Canela, manzana y naranja.

Una tarde con los amigos, la lectura de un buen libro, una post-cena relajante en familia: son todas las ocasiones en que una infusión de canela es una de las muchas ideas para mimarse un poco.

Al perfume y al sabor de la canela se añade también la naranja que, con la delicadeza de la manzana, regala una infusión adecuada tanto por la tarde como por la noche.

En una cacerola, llevar a ebullición 120 ml de agua, con 1 palito de canela, 3 trocitos de manzana, la corteza de media naranja (biologica); 2 clavos de olor; 1 cucharadita de miel. Hervir por unos 10 minutos.

Filtra y verte en la taza , añade una cucharada de miel o panela y saborea caliente.

Té helado: cómo hacerlo en casa

El té helado, como se deduce fácilmente del nombre, no es más que una bebida a base de té que se sirve fría, a veces con la adición de cubitos de hielo.

En verano o en clima calido somos en muchos a apreciar un buen vaso de té helado.

En el comercio hay varias marcas y sabores, a menudo aromatizados con sabor a limón o Durazno.
La mayoría de la gente adora la comodidad de estas bebidas ya listas para beber, pero otros se quejan de un sabor demasiado artificial, o tal vez un contenido de azúcar demasiado alto. Ahora a menudo también están disponibles en la versión «cero» azúcares, pero por lo general esto implica la presencia de edulcorantes y edulcorantes de varios tipos y dudosa salubridad.

¿Qué hacer entonces? ¡No te preocupe, porque la solución existe, y es fácil, sana y sabrosa! ¡Sólo hay que organizarse a tiempo y preparar el té helado en la casa, verás que será aún más refrescante que el comprado! ¿No lo creen? ¡Sigan leyendo y descubran conmigo cómo hacer té helado casero!

Cómo hacer té helado:

Contrariamente a lo que se podría pensar, hacer té helado es bastante simple.
Recuerde: al igual que el café, el té contiene cafeína, lo que lo hace una bebida estimulante.

Su concentración depende del tiempo de perfusión: con una infusión muy corta (1-2 minutos) se extraerá toda la cafeína, con una infusión más larga (3-5 minutos) también el ácido tánico, que hará que el sabor del té sea más amargo, pero se combinará con la cafeína, atenuando considerablemente sus efectos.

Todo lo que necesitas es:

  • 2 l de agua
  • 4-6 cucharadas llenas de azúcar de caña o de panela
  • 4-6 bolsas de té negro (o 3 cucharadas llenas de ese a granel)
  • 1 limón (para preparar té helado con limón), 2 durazno (para preparar té helado de melocotón) o 4 Frutilla (Fresa)
  • … ¡Y, por supuesto, tres o cuatro horas!
Para preparar el té helado con la clásica infusión en caliente, todo lo que tienes que hacer es:
  • Disolver el azúcar en el agua de una cacerola y llevar a ebullición.
  • Apagar el fuego y añadir el té.
  • Después de 3-5 minutos, eliminar las bolsas de té (y, si lo desea, agregue la cáscara de limón, alternativamente los melocotones cortados en trozos) o la frutilla.
  • Después de una media hora filtrada, eliminar la fruta, añadir el jugo de limón y dejar enfriar otra vez durante 1 hora.
  • Así que embotelladas, refrigeradas en la nevera por un par de horas y servidas.

Para acelerar el tiempo de enfriamiento, coloque la cacerola en un tazón lleno de hielo.

Alternativamente, puede aumentar la concentración del té (aumentando el número de sobres o reduciendo a la mitad el agua inicial para añadir la otra mitad de agua fría) y servir el té inmediatamente en vasos llenos de cubitos de hielo.

Para una variante más original, sustituya el té verde con té negro y un bonito ramo de menta fresca con frutas: tendrá un té helado de menta. Pero también puede utilizar tés más especiales, tal vez aromatizados.
Del mismo modo, usted puede reemplazar el té negro con otros tipos de té al gusto (té blanco, té rojo…) y la fruta con los aromas que usted prefiere (jengibre, canela…).

¿Ves lo fácil que es? ¿Quieres saber cuál podría ser la única dificultad? Pruebe todas las variantes que se le ocurran y determine cuáles son sus favoritas: ¡verá que una vez que haya probado el té helado casero no podrá volver!

Usted puede ahorrar el té helado casero en la nevera durante unos 2-3 días, por lo que lo tiene listo para la hora del té,

Hola, 👋
Encantados de conocerte.

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada, cada nueva publicaciones.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest

0 Comentarios
Comentarios en línea
ver todos los comentarios
0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x
()
x
Verificado por MonsterInsights